ROSÁCEA EL PROBLEMA DE PONERSE ROJA

  • ROSÁCEA EL PROBLEMA DE PONERSE ROJA

    ROSÁCEA EL PROBLEMA DE PONERSE ROJA





    Pamela Iglesias
    Dermatóloga | Clínica Dermacross

    La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta las mejillas, la nariz, el mentón y la frente, a hombres y mujeres entre los 30 y 50 años.

    Existen 4 tipos de rosácea y no hay que confundirla con el enrojecimiento puntual de la piel. Pamela Iglesias, Dermatóloga de Clínica Dermacross, nos explica en profundidad el problema de ponerse roja y cómo combatirlo.

    Tener rosácea pero no tener el diagnóstico y los cuidados que requiere puede resultar un obstáculo en el desarrollo emocional y social de las personas. “Ponerse roja” no es agradable y no sucede porque sí. Hay que prestar atención a los síntomas frente al espejo: se caracteriza por un enrojecimiento facial que persiste gracias a la dilatación e inflamación de los vasos sanguíneos –o eritema–. La rosácea puede presentarse desde un grado leve o moderado, hasta uno grave, incluso con compromiso ocular, explica Pamela Iglesias, Dermatóloga de Clínica Dermacross experta en esta condición.

    ¿Las pieles más claras o secas son más propensas?

    Se presenta con más frecuencia en personas de piel clara, aunque puede también observarse en individuos de pieles más oscuras. Tener la piel seca no representa un factor predisponente.

    ¿En qué se diferencia un “flushing” facial de la rosácea?

    El “flushing” facial es un síndrome que se caracteriza por una sensación episódica de calor o quemazón, la cual puede estar asociada con un incremento del eritema o enrojecimiento de la piel, en particular de las regiones centrofacial y malares. Éste puede extenderse y comprometer el cuello, las orejas y el cuero cabelludo. Su aparición puede ser espontánea, por razones emocionales, o puede estar asociada al climaterio, ingesta de medicamentos, o incluso como parte de la rosácea, entre otras patologías. La correcta diferenciación depende de los hallazgos clínicos que acompañan al flushing y que deben ser indagados durante la consulta médica.

    ¿Cómo se pueden detectar los síntomas de la rosácea?

    Los principales síntomas de la rosácea son el eritema facial persistente o recurrente, la presencia de vasos sanguíneos dilatados, protuberancias, asociado a síntomas de sensación de ardor, edema y raramente prurito, que es la sensación incómoda e irritante de necesitar rascarse.

    ¿Cuáles son los tratamientos más efectivos para combatirla?

    Lo primero es hacer el diagnóstico correcto, ya que varias patologías pueden asociarse al enrojecimiento de la cara. Se debe partir con los cuidados básicos como el empleo de limpiadores e hidratantes que contengan lípidos similares a los de la barrera cutánea, libres de jabones, surfactantes agresivos, aceites y aditivos o conservantes. En ciertos pacientes, donde el eritema facial es prominente o hay vasos capilares dilatados y marcados, se puede realizar Láser Génesis para disminuir el rubor.

    ¿Cómo actúa el Láser Génesis en pieles con rosácea?

    El Láser Génesis es una tecnología que utiliza energía láser para calentar ligeramente las capas de tejido superior de la dermis. Al aumentar la temperatura de las capas de la piel, Génesis logra estimular la formación de colágeno y reducir su enrojecimiento. Es un tratamiento no invasivo que reduce el tamaño de los poros, atenuando también arrugas finas, los daños ocasionados por el sol, cicatrices o patologías como la rosácea. No duele, no molesta, no deja marcas, son sesiones de 20 minutos una vez al mes.

    Para eliminar las telangectasias (líneas finas rojas que son vasos sanguíneos que aparecen en la piel de la cara) se utiliza un láser especial para esto, lo ideal es realizar entre una y tres sesiones.

    Para solicitar una hora de consulta puedes llamar al +562 2954 0251 o escribir al email contacto@dermacross.cl

    DATOS PRÁCTICOS PARA PIELES CON ROSÁSEA

     Evitar los alimentos muy calientes, picantes o muy condimentados.

     Evitar alimentos que contienen altas cantidades de aminas biógenas, como el vino (especialmente el vino tinto) o el queso.

    Evitar la exposición al sol.

     El uso de protector solar es fundamental en pieles con rosácea.

     Es importante complementar con limpieza facial para mantener la piel hidratada y descongestionada y láser Génesis.

     La constancia en el tratamiento por parte del paciente es fundamental para mantenerla controlada.